Background Image
Centro de Investigación Científica de Yucatán

La extraordinaria vainilla, un tesoro tropical

Audionota Galería
Background Image

El embriagante sabor de las vainas de vainilla es tan conocido que pocas veces apreciamos la dimensión de su valor. Y es que la vainilla vale, y vale mucho. De hecho, es la especie más cara después del azafrán (Crocus sativus L.) y del cardamomo (Elettaria cardamomum L.), por lo que su cultivo puede considerarse el más provechoso de los trópicos, pues se utiliza en las industrias del chocolate, los helados, los refrescos y los perfumes, entre otros.

La vainilla pertenece a un género (Vanilla) de orquídeas trepadoras de hábito hemiepífito que le permite desarrollase sobre árboles que fungen como soporte a los cuales se adhiere por medio de sus raíces.

Se conocen aproximadamente 110 especies en el mundo que se distribuyen principalmente en las regiones tropicales. De las 15 especies de vainillas mesoamericanas, nueve de ellas se encuentran en diversas partes de nuestro país, como la Sierra Madre de Oaxaca, la Selva Lacandona en Chiapas y en toda la península de Yucatán.

Hasta el momento, se han detectado cinco especies que producen vainillina, y de estas, sólo una es la que tiene el mayor valor en la producción: Vainilla planifolia Andrews, originaria de México y Centroamérica. Esta especie presenta flores de color verde pálido amarillento y produce un fruto del que se obtiene el saborizante que tanto disfrutamos.

La vainilla se ha cultivado desde tiempos prehispánicos en la región totonaca del norte de Veracruz y de Puebla. Durante tres siglos, Papantla, Veracruz fue reconocida como la ciudad que perfumó al mundo, hasta que en 1841 se descubrió un método efectivo de polinización artificial de esta orquídea en la Isla Reunión, al este de Madagascar, lo que llevó a una caída en la producción y exportación de la vainilla mexicana.

Otro descubrimiento que afectó la demanda de la vainilla se dio en 1930, cuando se sintetizó artificialmente la vainillina, principio activo de los frutos de la vainilla, con un compuesto sintético elaborado a base de lignina de coníferas, eugenol y otras sustancias de precio mucho más bajo que la vainillina natural.

Hoy en día, nuestro país ocupa el cuarto lugar en producción mundial de vainilla, debido a su complejo manejo, que involucra aspectos biológicos, tecnológicos y sociales, entre otros.

Se ha señalado que los parientes silvestres de las especies cultivadas pueden representar una fuente importante de genes para su mejoramiento genético. Para Vanilla planifolia, hasta ahora no existen estudios que analicen el estado de conservación de sus poblaciones silvestres o de sus parientes silvestres, ni tampoco estudios que analicen el potencial genético de estas poblaciones para ayudar en la solución de los problemas de su cultivo.

Por ello, la Unidad de Recursos Naturales del Centro de Investigación Científica de Yucatán, A.C. (CICY) trabaja en determinar el estado de conservación de las poblaciones silvestres de vainilla (Vanilla planifolia) presentes en la península de Yucatán, con la finalidad de contribuir en las estrategias de conservación, el uso y el manejo adecuados de este importante y desconocido recurso para México.

Sin embargo, considerar a las poblaciones silvestres como una alternativa para mejorar el cultivo de la vainilla no significa extraer de manera ilegal individuos silvestres para incorporarlos en las plantaciones, actividad que pudo haber llevado a la extinción local de las poblaciones silvestres de Vainilla planifolia en estados productores como Veracruz Lo que se busca con este proyecto es llevar a cabo estudios para determinar de manera adecuada estrategias de uso y conservación.

Hasta el momento se han recolectado muestras de hojas de individuos silvestres de vainilla en Campeche, Quintana Roo y Yucatán, y se obtuvieron nuevos registros de poblaciones para la especie. El material colectado ya ha sido caracterizado usando marcadores moleculares y, en paralelo, se ha sistematizado información sobre el manejo, el uso y el conocimiento de la vainilla en las Tierras Bajas Mayas. La información generada desde ambos enfoques (molecular y etnobotánico) será muy novedosa, ya que no hay ninguna investigación realizada al respecto.

En particular, el estudio las poblaciones silvestres de Vanilla planifolia en la península de Yucatán es importante, debido a que el aumento en la pérdida de la cubierta vegetal en la Península, como resultado de actividades antropogénicas, ha llevado a la pérdida de registros de individuos de esta especie a causa de la destrucción de su hábitat natural, comentó el doctor Jaime Martínez Castillo, investigador de la Unidad de Recursos Naturales del CICY, quien lidera el proyecto.

En el grupo de trabajo participan el Dr. Germán Carnevali Fernández-Concha, la Q.F.B. Matilde Ortiz García, técnica de la URN; Sara Villanueva Viramontes, estudiante de doctorado; Teresita Rodríguez López, estancia posdoctoral; Diana Conrado García, tesista de este proyecto, y la Dra. Mariana Hernández Apolinar, de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

(ECL-DHTN-GHM / Comunicación Institucional CICY)
Fotografías: Sara Villanueva, CICY.


Background Image

Audionota

Galería

La extraordinaria vainilla, un tesoro tropical

Ponemos a su disposición todos los archivos originales.
Para descargar las imágenes, favor de hacer clic en cada una de ellas.