Background Image
Evento de Centro de Investigación en Química Aplicada

Los plásticos en el Día Mundial del Medio Ambiente

Los plásticos son materiales ligeros, económicos, resistentes, versátiles, limpios y compatibles con muchos otros materiales.

Se tiene registro del uso de materiales plásticos desde año 1600 A.C, cuando los antiguos mesoamericanos primero procesaron el hule natural en bolas, estatuillas y bandas. En 1839, Goodyear inventó el hule vulcanizado y actualmente es evidente que los plásticos constituyen claramente un componente importante de la gama de materiales utilizados en la sociedad moderna.

Casi en todos los aspectos de la vida diaria, se involucran plásticos contribuyendo a la salud y seguridad de los usuarios, así como en aplicaciones de envasado y producción de alimentos. De igual manera en los sectores de la construcción y la vivienda, así como en el automotriz donde debido a su peso ligero, los plásticos reducen los costos de transporte y, por lo tanto, las emisiones atmosféricas de dióxido de carbono. Se usan para servicios primarios, equipos electrónicos, incluso para la vestimenta y el calzado.

Sin embargo, al igual que todos los materiales de consumo, al final de su vida útil contribuyen al crecimiento de desechos que se han vuelto excesivos por la gran diversidad de aplicaciones que tienen.

Es importante mencionar que los materiales plásticos han cumplido la función para los cuales fueron diseñados. Sin embargo, el problema se inicia en algunos casos desde su diseño, y se hace mayor cuando su eliminación o disposición no se lleva de la manera correcta, la cual implica una separación, clasificación, acopio y tratamiento final adecuado para cada material plástico. En estos momentos y en todos sus niveles, nuestra sociedad no cuenta con una cultura de manejo de residuos que favorezca el acopio de plásticos residuales para facilitar su reincorporación a la cadena productiva. Por ello, tenemos la presencia del fenómeno particularmente desconcertante de la cantidad de basura plástica que ingresa a los océanos del mundo.

El CIQA, preocupado por el impacto ambiental con el que contribuyen los plásticos, impulsa el desarrollo de proyectos académicos, materiales y procesos sustentables soportados en el reciclaje y en el desarrollo de materiales biodegradables para participar competitivamente en una economía circular que promueve reducir la producción y el desecho de plásticos.

En este proceso, la academia y la investigación juegan un papel importante. El compromiso del CIQA es generar conocimiento para ofrecerle nuevas tecnologías, biocombustibles y procesos productivos sustentables para que reusen, reparen y/o reciclen los desechos de sus mismos productos. El del fabricante, será producir de manera responsable y llegar a un punto en el que se recicle completamente, ya sea como plástico, como otros materiales o hasta como combustible, la totalidad de sus desechos. El gobierno por su parte, deberá organizar los procesos de recolección y promover una cultura de disminución de plástico de un solo uso, y de manejo de residuos adecuado. Y la sociedad, deberá disminuir responsablemente el uso de plástico desechable y separar, clasificar y acopiar apropiadamente todos sus desechos.
En esta tarea, vamos todos. CIQA en la promoción de la economía circular.