Background Image
El Colegio de la Frontera Norte

El recorrido de un migrante

Galería
Background Image

Las personas que buscan llegar a Estados Unidos a través de la frontera mexicana han tenido que adaptarse e ingeniárselas para ingresar por rutas menos peligrosas o donde encuentren mayores posibilidades de éxito en su objetivo.

Usualmente se descartan algunas rutas porque son utilizadas para el tráfico de drogas, se ven afectadas por los desastres naturales y otras porque están fuertemente vigiladas por la patrulla fronteriza estadounidense.

Las áreas para el cruce no autorizado a Estados Unidos están en constante cambio. Datos de la Emif (Encuestas sobre Migración en las Fronteras Norte y Sur de México) del año 2015, muestran los tres primeros puntos de cruce que se encuentran localizados en tres diferentes estados: Tijuana (11.4%) en Baja California, Nuevo Laredo (11.3%) en Tamaulipas y Nogales (10.4%) en Sonora.

Cuando logran cruzar, sus lugares de destino son muy diversos, muchos de ellos no piensan en un lugar específico de llegada, pero según la Emif Norte 2015, con un 29.1%, Texas y Nuevo México son los lugares declarados donde se establecen.

Y ¿qué pasa con las familias? Los migrantes que declaran vivir en el país norteamericano presentan mayores casos de separación familiar. Hasta septiembre de 2015, al menos un 4 por ciento de los migrantes deportados que regresan a México, dejaron un hijo/a menor de 18 años en Estados Unidos.

Como dato curioso, existe un aumento en las deportaciones hechas por autoridades migratorias mexicanas, por lo que en Estados Unidos disminuyeron las deportaciones de aquellas personas migrantes centroamericanas que llegaron a dicho país cruzando por México.

Entre abril y junio de 2014 se registran 34,295 deportaciones, la cifra más alta del periodo analizado por parte de Estados Unidos. En el periodo siguiente se registra una disminución que llega a un mínimo de 16,602 deportaciones entre enero y marzo de 2015.

Al final de cuentas, el porcentaje de migrantes con ciudadanía, residencia o algún tipo de visa u otro documento que les permita ingresar a Estados Unidos de manera documentada, supera el 40 por ciento desde 2010, y entre abril y septiembre de 2015, un poco menos del 60 por ciento de los migrantes ingresaron a Estados Unidos desde la frontera norte de México de manera documentada.

Gracias a la información que nos dan los investigadores, la Dra. Melissa Ley Cervantes y el Dr. Jesús Peña Muñoz, de El Colegio de la Frontera Norte, podemos observar cómo está la situación y de qué manera se verá afectada o beneficiada (cual sea el caso) después de las recientes elecciones en Estados Unidos.


Galería

El recorrido de un migrante

Ponemos a su disposición todos los archivos originales.
Para descargar las imágenes, favor de hacer clic en cada una de ellas.