Background Image
El Colegio de la Frontera Norte

La labor del cartonero y su papel en América Latina

Galería
Background Image

En Buenos Aires se les conoce como recuperadores, cartoneros o cirujas, en Cali se les llama recicladores y en Monterrey recolectores, cartoneros o bien pepenadores. Estas personas se dedican a la recolección de cartón que ha sido desechado generalmente por negocios establecidos y hogares, que a su vez venden para su reciclaje.

El cartón es transportado por carritos de ruedas usados por los supermercados o carros construidos artesanalmente de madera, triciclos, o bien, en “diablitos”, y es vendido a empresas o personas que sirven como intermediarios de las grandes empresas que finalmente lo reciclan para convertirlo nuevamente en cartón.

Al no reconocerles a los recolectores o recuperadores su papel de recicladores, se les está negando su importancia ambiental y con ello la posibilidad de consolidar su valor social (Quinchoa, 2011). Sin la labor de los “cartoneros” no sabríamos del paradero de estos residuos que las grandes empresas expulsan, ¿qué hacen con ellos, a dónde se van, dónde quedan? Terminando probablemente como medio de contaminación.

Algunas personas iniciaron esta actividad pensando que sería algo pasajero, mientras mejoraba la situación económica de sus países y regiones. Sin embargo, muchos de ellos aún continúan con esta actividad productiva después de décadas, como su fuente principal de ingresos.

Hay que saber que esta actividad es para muchos una salida digna frente a otras actividades menos aceptables socialmente como la mendicidad, la delincuencia y la prostitución, lo cual coincide con lo encontrado por el informe de la UNICEF /OIM (2005) y por Vega et al. (2007).

Algunos estudios calculan que casi 9,000 personas trabajan en la recuperación de materiales reciclables en Buenos Aires, Argentina; principalmente cartón, de las cuales más de 4,000 son niños, niñas y adolescentes (UNICEF/OIM, 2005). Otros estudios, calculan en 40,000 la cantidad de personas que recorren la ciudad cada noche en busca de cartón (Dobo, 2006).

Las condiciones bajo las que se lleva a cabo la actividad de manera diaria ponen en riesgo la salud e integridad de estos trabajadores urbanos, sobre todo en niños y mujeres embarazadas. En México no existe un reconocimiento legal del oficio del reciclador, derivado de la falta de organización y que no han sido merecedores de la atención de los legisladores.

Los ingresos diarios obtenidos por esta actividad no son fijos, pues el precio del cartón es variable, entre 60 centavos a $1 peso argentino el kilo. Siendo en Monterrey, México la misma dinámica, unos 300 kilos de cartón equivalen a $300 pesos mexicanos.

El reciclaje de cartón representa una opción para poder sostener familias de una manera digna, frente a otras opciones como la mendicidad, la delincuencia y la prostitución, es por ello que necesita recibir la atención adecuada, así como tomarse como un labor más ante la ley.

Jesús Rubio Campos, Profesor investigador, titular de El Colef, México.
Consulta el artículo completo “El oficio del reciclador de cartón en Buenos Aires, Argentina; Cali, Colombia; y Monterrey, México” en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=60735446005


Galería

La labor del cartonero y su papel en América Latina

Ponemos a su disposición todos los archivos originales.
Para descargar las imágenes, favor de hacer clic en cada una de ellas.