Background Image
El Colegio de San Luis

Creencias, ritos funerarios y el significado histórico de la muerte

Galería
Background Image

Una tumba de hace cien años o más, es hoy un monumento funerario que guarda la dinámica comercial, social, religiosa, política e ideológica de toda una época y eso revelan historiadores de El Colegio de San Luis al estudiar el silencioso y perene patrimonio histórico del añejo cementerio del Saucito.

Inaugurado en 1889, como parte de los festejos de un 16 de septiembre en medio del esplendor porfirista, el panteón del Saucito fue trazado en base al cementerio de Francia, Père-Lachaise, por la entonces innovadora organización de sus calles, el trazo, las mejores condiciones de salubridad e higiene y lo accesible de este cementerio que organizaba la muerte de primera a sexta clase, según pudieran pagar los deudos.

Los historiadores Adriana Corral Bustos y David Vázquez Salguero encontraron que tomando como documento las tumbas, fue más accesible estudiar las costumbres y prácticas funerarias del San Luis Potosí de 1889 a 1916, porque hoy revelan las representaciones sociales, ritos funerarios, creencias sobre la muerte y otro tipo de riqueza histórica.

Desde su origen el panteón del Saucito fue vanguardista, abierto a todo tipo de creencias religiosas, género, raza, condición social, económica o política. El fin de su vida útil se acerca, después de 125 años de operaciones ya no caben más cuerpos que los casi 326 mil difuntos que reposan ahí.

Localizado en las afueras de la incipiente capital potosina, en un solar lejano y despoblado, con vientos que soplaban hacia afuera de la ciudad para evitar la dispersión entre los ciudadanos de los olores putrefactos y ante la creciente exigencia de los pobladores de generalizar prácticas más higienistas, hoy esta a punto de convertirse en un museo gracias a un Convenio entre El Colegio de San Luis y el Ayuntamiento de capitalino.

La investigación de los historiadores inició hace más de 10 años y se materializó en el libro Monumentos funerarios del Cementerio del Saucito, San Luis Potosí, 1889-1916, encontraron que los monumentos funerarios –en su mayoría de mármol traído de Europa, cantera potosina, hierro, vidrio, entre otros- reflejan una parte de las manifestaciones sociales de la época retratadas en emblemas cósmicos, figuras antropomorfas como retratos, dolientes, almas, ángeles, figuras sacras y alegóricas, animales, vegetales, emblemas profesionales, elementos arquitectónicos, entre otros.

Rescataron el significado histórico de la muerte y apoyados en otras fuentes documentales como periódicos de la época o los 50 libros de registro del propio cementerio, han mostrado cómo algunas profesiones eran altamente reconocidas como médicos, militares, ferrocarrileros. Los epitafios son reconocimientos sociales a lo que en vida habían logrado los difuntos. Se rendía especial tributo si habían sido dedicadas esposas, hombres de empresa, comerciantes solidarios y destacaban la legitimidad de los parentescos, en particular los hijos.
En el auge de finales del siglo XIX por consolidar una nación, había especial preocupación por “instruir” a los ciudadanos con prácticas del “mundo moderno” y se encontraron “manuales” de urbanidad y protocolo de cómo llevar el luto, en un intento de educar a la naciente nación porfirista.

Hoy la prioridad de estas investigaciones es consolidar el convenio con el gobierno municipal para la conservación y difusión del patrimonio cultural tangible: los monumentos funerarios. Continuará la formación de recursos humanos en patrimonio cultural y cementerios patrimoniales y se brindará asesoría en el plan de manejo y creación del museo.

Se digitalizarán 50 libros de registros y acervo documental del cementerio, y con ello se preservará información guardada a lo largo de más de cien años de conservar las tragedias de miles de familias potosinas, porque sea en 1889 o en 2015, la muerte siempre es una tragedia…


Galería

Creencias, ritos funerarios y el significado histórico de la muerte

Ponemos a su disposición todos los archivos originales.
Para descargar las imágenes, favor de hacer clic en cada una de ellas.