Background Image
Background Image

La tecnología nos ha brindado herramientas que se han hecho indispensables en la vida cotidiana. Tal es el caso de Internet que, para muchos de nosotros, se ha vuelto un instrumento no solo para el trabajo y la escuela, sino para diversas tareas de la vida diaria. Las últimas cifras publicadas por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) indican que más de la mitad de los Mexicanos mayores a 6 años cuentan con acceso a Internet; sin embargo, el hecho más sorprendente es que el 90% de los internautas mexicanos tienen una cuenta en al menos una red social.

Es indudable que las redes sociales, y su auge en los últimos años, han cambiado el modo en que la sociedad mexicana interactúa. Hoy en día podemos decir que contamos con redes sociales prácticamente de cualquier color y sabor. Las tenemos para cuestiones laborales, académicas, de difusión y de ocio; con la posibilidad, en la mayoría de ellas, de incorporar datos adicionales a un simple texto como enlaces a otros sitios de Internet, documentos, imágenes, fotografías, audios, videos, etc.

Estos datos, que generamos día a día los usuarios de redes sociales en México y el mundo, están ayudando a crear el acervo de información más grande y rico que ha existido jamás; la información que publicamos en redes sociales puede ser pública o privada dependiendo de nuestras preferencias y de las políticas de uso de cada plataforma.

Por un lado, por ejemplo, queremos que nuestras conversaciones personales, nuestros eventos o nuestra ubicación precisa pueda ser vista únicamente por amigos cercanos y familiares; por otro lado, hay información que publicamos con toda la intención de que sea vista, leída y comentada por la mayor cantidad de personas posible (mientras más, mejor). Ésta última, denominada información pública, no solo contiene opiniones personales o juicios que corresponden a una persona en particular sino que contiene información sobre dudas, miedos y problemas que aquejan a la sociedad en temáticas diversas como salud, seguridad, educación, economía, etc.

En muchas ocasiones, no solo queremos hacer pública la información sino que queremos que se sepa la ubicación en donde se está generando (georreferenciación de la información). Por ejemplo, cuando se quiere denunciar una fuga de agua no solo nos interesa que se sepa que hay una fuga, también queremos publicar la ubicación exacta para que las autoridades puedan tomar acciones correctivas.

Aunque las redes sociales nacieron para mantener contacto cercano con amigos y familiares, hoy en día se han convertido en plataformas de expresión que permiten a la sociedad compartir sus problemas, inconformidades y denunciarlas, de forma colectiva, esperando atención o respuesta de sus autoridades. Sin embargo, considerando la gran cantidad de usuarios de estas plataformas, es fácil caer en cuenta de que la cantidad de información que se genera en estas redes es demasiado grande (el llamado BigData), haciendo muy difícil su análisis por parte de cualquier analista sin una herramienta adecuada.

CentroGEO, a través de su Laboratorio Nacional de GeoInteligencia Territorial en colaboración con INFOTEC (y su Laboratorio de Analítica Computacional), ha detectado la necesidad de estructurar y analizar de forma automática esta gran cantidad de información con el objetivo de apoyar a usuarios y analistas a extraer conocimiento que permita influir positivamente en la toma de decisiones y acciones de inteligencia tanto de instituciones públicas como privadas.

Para este fin, CentroGEO e INFOTEC se han asociado para el desarrollo del proyecto denominado “Autómata GEointeligente en Internet (AGEI)” en el que participan 6 investigadores de diversas áreas como matemáticas, lingüística y ciencias computacionales y más de 5 especialistas en desarrollo de software utilizando técnicas de última generación. Esta herramienta, cuyo lanzamiento se encuentra planificado para el segundo semestre de este año, permitirá a usuarios y analistas realizar, de forma fácil e intuitiva, análisis automáticos del contenido más relevante publicado en redes sociales como parte de los productos y servicios altamente especializados en geomática y geointeligencia que la Institución se encuentra desarrollando con la finalidad de atender necesidades de Instituciones Públicas y Privadas del país.

Los primeros resultados logrados a través del desarrollo de este proyecto se han vuelto tangibles en colaboraciones con otras Instituciones de prestigio como INEGI mediante el proyecto “Estado de ánimo de los tuiteros en México” cuyos resultados pueden ser consultados en este enlace: http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/investigacion/experimentales/animotuitero/default.aspx

Autor: Dr. Oscar G. Sánchez Siordia
Coordinador del Laboratorio Nacional de GeoInteligencia
Sede Aguascalientes
Centro GEO


Galería

Autómata GEointeligente en Internet

Ponemos a su disposición todos los archivos originales.
Para descargar las imágenes, favor de hacer clic en cada una de ellas.